CAMBA GOZÓ ANTE LINIERS, DE SU TARDE IDEAL

No solo fue un gran triunfo el de Cambaceres en General Villegas, fue además, el mejor del campeonato. Por la forma, contundente, por 3 a 0, y por la dimensión de un rival que se jugaba gran parte de sus chances de pelear el título. Una notable ejecución de un plan estratégicamente óptimo, sumado a grandes actuaciones individuales lideradas por un brillante Casanova, le dieron al Rojo, un triunfo sencillamente formidable.

 En realidad no era tan aventurado pensar en que Cambaceres podía ganarle a este encumbrado Liniers en su propia casa. Porque Camba venía levantando visiblemente en juego y resultados, y porque como repetimos aun en los peores momentos de esta campaña, este plantel estaba para mucho más. Lo que si era casi un despropósito, era esperar que el posible triunfo llegue de la forma en la que llegó. Porque al cabo de 90 minutos casi ideales, Cambaceres le dio una verdadera lección futbolística a un Liniers que debió resignarse entre el azoramiento y la pena.

Claro que no todo fue un camino de rosas. Porque el comienzo del encuentro lo tuvo a la “topadora” como dominador de terreno y balón. Lo cual continuó en casi toda la tarde, pero cada vez con menos convicción. El Rojo, había puesto un plan en acción que podía salir bien o mal, pero que era un plan al fin, e incluía la paciencia propia, para lograr la impaciencia ajena. La idea era aguantar en los primeros minutos, para que los caminos del contragolpe empiecen a abrirse gradualmente.

Le salió perfecto a Alejo Santa María. Porque el primer cuarto de hora, en el que Liniers lo acosó a pura precisión y velocidad, resistió sin flaquear. Y porque cuando no pudo Arias Navarro en un par de fusilamientos, el asistente número 2 le anuló dos goles al local. Luego, vendría lo que se necesitaba para que el plan prosperara; el gol. Singular por cierto…Arias Navarro sacó del arco frontal y profundo, e insólitamente Benítez y Kissner quedaron solos ante el arquero local. La pelota picó una vez y Maxi, de cabeza y de emboquillada abrió el marcador con un gol peculiar.

El gol, tan extraño como necesario, abrió el panorama del partido a favor de Cambaceres. Y acentuó la convicción que en este equipo sigue creciendo. Era el momento de ver la mejor versión del Rojo, repleta de elogios. Cachete Casanova se hizo otra vez eje de un andamiaje aceitado, y tras él se encolumnaron Benavente y Ladogana, para marcar, y Riky González para jugar. Una versión de Maxi Benítez muy mejorada, más la astucia de Kissner para desmarcarse, hicieron el resto.

En la segunda etapa las tendencias crecerían, al igual que la desesperación de Liniers. Sobre todo cuando al minuto nomás, González capturó un rebote en el travesaño luego de otro exquisito remate de Casanova. Faltaba todo un tiempo, pero Camba ya lucía demasiado convencido de si mismo y del triunfo. El tercero fue gracias a otra “frotada de lámpara” de un Casanova fantástico, y de un cabezazo cruzado de Kisssner. Y pudieron ser más, aunque los nervios del local y la calma del Rojo lo impidieron.

No hacía falta más. Defensores ya había ofrecido en la calurosa tarde de La Matanza, una verdadera lección de practicidad. De esa que no siempre sale, pero que esta vez, pareció ser parte de un libreto idealistamente ejecutado: “para la ambición desmedida de un rival desbocado, el contragolpe bien aplicado puede ser letal”. Una idea viejísima, pero si es bien utilizada, igualmente de vigente.

Claro que si dicha idea se instrumenta en jugadores convencidos de ella; y si además es comandada por un Casanova cada vez más desequilibrante; la ecuación cierra. Como cerró este triunfazo, que no en vano, fue decretado en cancha de Liniers, como el más importante de una temporada que sobre el final, por fin, le regala alegrías a Camba.

Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

1 comentarios

  1. Anónimo
    7/4/11 9:04

    vamo camba todavia

Leave a Reply