SIN COMPLEJOS SE PUEDE HACER HISTORIA

LA PAGINA MAS GLORIOSA DEL CLUB. ESTE EQUIPO QUIERE ESCRIBIR MAS.

Fue hace tres meses pero parece mucho más. Villa San Carlos se consagró campeón de Primera C y se ganó el lugar a jugar por primera vez en sus 84 años en una categoría profesional. En poco tiempo el club tuvo un crecimiento meteórico de la mano de un giro institucional que aprovechó su popularidad y la explotó en favor de una difusión inédita. Ante tanto crecimiento, hay un equipo que intentará estar a la altura de la expectativa. Para lograrlo, debe pisar bien fuerte en la B Metropolitana.

Inimaginable. Esa era la palabra que cabía hace tan solo dos años cuando el club estaba con un pie en la D, al borde del colapso, con este presente de brillo y estreno de una categoría inédita para su humilde historia.

San Carlos institución tuvo un crecimiento abrupto y revolucionario. San Carlos equipo de fútbol lo acompañó con las bases que lo habían sostenido sin estructuras en la C, y con el salto de calidad de un nuevo cuerpo tecnico respaldo por una solidez dirigencial indispensable. Así, lo que era inimaginable se transformó en realidad. Aunque todavía cueste creerlo.

Y aunque cueste asimilarlo, llegó la hora. De jugar en la tercer categoría del futbol argentino, después de estar casi resignado a caer en la quinta.

Este sábado en la cancha de Colegiales, San Carlos comenzará a escribir su historia en la B, y lo hará al parecer, con un equipo que está al nivel de las exigencias. "Primero queremos que mantengas la base del campeón y después vemos los refuerzos" le dijo Facundo Besada y compañía a Alejo Colombo, el presidente. Quien cumplió con su misión. Se quedaron los que debían quedarse de acuerdo al cuerpo técnico. Los que habían luchado tanto para lograr el campeonato. Solo se fue Salinas, por una oferta ineludible.

Y llegaron algunos hombres puntuales, en posiciones puntuales. Para que haya recambio. Pero también para que el recambio sea similar a los titulares. Entre Aguimcer, el batacazo de San Esteban, Bidondo, Berdún, Cecatto, Ledesma, Villalba y Sarati, La Villa logró sumar prácticamente dos equipos que podrían bien ser titulares. Entonces, lo que antes era un equipo titular, con algunos suplentes posibles y otros no tanto, se transformó en dos equipos.

El desafío es el de siempre. Lograr que todos estén motivados pese a las inclusiones y exclusiones. Amparados en la idea de que el torneo será largo y habrán muchas fechas entre semana. La base para lograr el equilibrio es una sola: "la idea de justicia de que jueguen realmente los que estén mejor"

Si hay objetividad en todos y el bien común supera al individual como se hizo en el ascenso, hay plantel para hacer un muy buen torneo.

Hay plantel para enfrentar a monstruos como Los Andes, Nueva Chicago o Almirante Brown (por citar ejemplos) sin timidez ni complejos de inferioridad. Porque además San Carlos cuenta con algo a su favor. Está exento de toda presión, y parafraseando los ritos de la medicina, esa idea no tiene contraindicaciones.

El sábado empieza la historia de este humilde club de Berisso en la B. Al que tal vez todos vean como la cenicienta del cuento. El gran tema es como San Carlos se ve a si mismo. Porque si se concientiza de que la unión y la confianza en sus cualidades es la que lo llevó a tantos logros, tal vez la calabaza deje de ser el estigma de su historia, y la transforme en carroza para siempre.

Tags:

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

0 comentarios

Leave a Reply