LA COBARDE AGRESIÓN DE BOJANICH QUE NO TUVO SANCIÓN

Ahora, que se puso de moda por el caso Galmarini (su padre fue Secretario de Deportes de la Nación en el menemismo), la actuación de oficio en el fútbol argentino. Bueno sería que el tribunal de disciplina se ocupe de casos mucho más importantes, como los de un colega agrediendo a otro al punto de privarlo de ejercer su trabajo. Alguna vez un tal Pautasso dejó afuera de las canchas por siempre al casquito Bravo. Y ahora otro violento como Bojanich le rompió la cara a Nacho Oroná. Casos impunes, para la AFA, pero ojalá que no lo sean para el mundo social del fútbol.

Corría mediados del año 2006, y en la ahora vieja cancha de Villa San Carlos llegaba Ituzaingó complicado con un promedio que a la larga, lo iba a condenar. El partido, fácilmente resuelto por los goles de Chiquilito y el japonés Sánchez, era goleada 5 a 1 para “el cele”. Entonces, inesperadamente o no, llegó la secuencia artera, lamentable.
 Un rústico y fácilmente olvidable muchacho, vestido de jugador de fútbol, y llamado Pautasso  decidió, enojado por la goleada en contra de su equipo, dejar afuera de las canchas por siempre, al bueno del “casquito” Bravo.

Con la omnipotencia de la ignorancia, Pautasso lo cruzó traicioneramente a Rubén Bravo, albañil de profesión, y villero de corazón, que buscaba disputar noblemente una pelota de fútbol. El resultado, una gravísima lesión en la rodilla que lo dejaría, por aquellos días, y por siempre, afuera de las canchas de fútbol, y lejos de su querido Villa San Carlos.

Pasaron 5 años, de aquel triste episodio que seguramente muy pocos recuerden, salvo aquellos que tienen por el casquito Bravo una cercanía familiar, o un afecto por tanta transpiración regalada a su camiseta. Pautasso, sus torpezas y sus limitaciones siguieron paseando su mediocridad por las canchas de nuestro ascenso. El casquito Bravo, jamás pudo volver a hacerlo.

Cuando Gastón Bojanich recorrió los últimos metros para golpear cobardemente a Ignacio Oroná, seguramente no estaba advertido, en su estructura mental, de la repercusión que semejante agresión tendría en los medios. De haberlo estado, seguramente no lo hubiese hecho, pero no por responsabilidad, sino por el mismo miedo que lo dejaría expuesto ante el espejo que refleja la agresividad de una persona en la mirada de los demás.

Para estos sujetos  que conviven en nuestro fútbol, lo peor es el descubrimiento público de sus miserias. No lo soportan, tanto como no soportan perder, o verse a sí mismos como discretos jugadores descargando frustraciones propias en ajenos.

 La violencia, dicen los psicologos, suele ser el alarde de lo que carecemos. Casos como los de Bojanich, donde además llevan el agravante de la cobardía artera y fría, les dan la razón. Su club se ampara en la violencia tácita, latente, desde la impunidad que les da un poder oscuro. Y él, como buen cordero, se refugia en la tentación de ese poder.

A propósito de temáticas psicológicas y patologías, personajes como Bojanich (si entendemos por persona a un sujeto que no está sujetado a órdenes de otros, y entendemos como personajes a quienes responden a la voluntad de otro) usualmente pertenecen al modelo conductista.
Dicho de manera simple, y en lenguaje animal; un conductista es alguien que ante un estímulo determinado, le sigue una sola respuesta posible.

Pero seamos buenos y consideremos que Bojanich no fue alentado directamente por un estímulo al estilo “dirigente de Barracas”. Bueno, aún así, es imposible evitar que si bien el estímulo no fue directo, hubo otro.
Seamos aún más buenos y aventureros y tratemos de adentrarnos en el escaso recorrido intelectual que llevó a Bojanich a cometer semejante acto. Entonces, tal vez podamos concluir que haya pensado: “soy un jugador de fútbol limitado, tengo que aferrarme a la generosidad económica de este club, si le rompo la cabeza a alguien, los violentos me van a seguir considerando”
No está mal, como ensayo de un posible  estreno del raciocinio de Bojanich.

Seguramente alguien leerá esta nota, y el rudo en cuestión vendrá por quien esto escribió. Prometo no defenderme, primero porque probablemente como al pobre de Nacho no me dé tiempo, luego porque no tengo manera, y finalmente porque corro el riesgo de recibirme de guapo y ser contratado por los muchachos de Moyano.  


Mientras tanto, amigo lector, el show debe continuar. Por eso Nacho Oroná se perdió varios partidos con su equipo (y la pasó muy mal físicamente); mientras el violento defensor levantaba los brazos por la victoria sobre Italiano, a la tribuna llena de…dirigentes.

Dos casos, dos víctimarios, dos víctimas y dos injusticias.
Bojanich sigue jugando, o corriendo detrás de una pelota, bah. Como siguió hace 5 años Pautasso, de Ituzaingó, como siguieron y seguirán tantos otros. Esta nota no cambiará ninguna de las dos historias, pero al menos lleva una intención. No dejarlas en el olvido, para que, si no tuvieron un castigo del tribunal de penas, cuanto menos tengan una condena social.
Tags: ,

About author

Curabitur at est vel odio aliquam fermentum in vel tortor. Aliquam eget laoreet metus. Quisque auctor dolor fermentum nisi imperdiet vel placerat purus convallis.

9 comentarios

  1. JAJAJAJA solamente aslos equipo chico perjudican esta demostrado y vos multicolor sos uno de esos Bojanich sigue jugando y Oronas sigue llorando y la famosa 32 se comio los mocos como de costumbre sos un cagon , yo juego en la liga pero aca nadie biene de guapo a vos por la cara de madrugan gil Blanco y Negro mi corazon

  2. PARA LA 13PTE.
    IDIOTA VOS TE LA BANCAS CON PEÑAROL INFANTIL, VILLA MONTORO, ASOCIACIÓN ARCO IRIS ETC.NOSOTROS LE HACEMOS FRENTE A TEMPERLEY PLATENSE, ATLANTA; ANDA A CAGAR BOLUDO.

  3. jejejejejejejej no paro de reirme jejejejej a quien te le plantas si fue barracas y te cago a trompadas a tus jugadores y tu presi no opina para no tener problemas con el manda mas de Barracas que maneja la divisional B shhhhhhhh equipo chico que poca vida te queda encima cobras de local , menos mal q no van las hinchadas visitante por que si no desapareces Aguante Estrella se planta con cualquiera chau Gato Negro y Blanco mi corazon

  4. callate bobo!! yo conozco a todos a los que se juntan en el campito de mierda ese que tienen en la 13 y son todos unos pendejos pelotudos que se fuman un porro y quedan dado vueltas!! sabes cuantas veces fumaron gracias a mi!!No te podes plantar ni con tu vieja pendejo! cerra el orto y dedicate a tu centro de fomento,que mierda tenes q estar haciendo aca?ya se,lastima estas dando aca BOBO!LASTIMA ME DAS!!!

  5. Y para que me respondes gato si te doy lastima , lastima te tiene que dar tu equipito que pierde la identidad ya no sabes a quein alentas si al negro, si al azul , si al blanco con la franja en el pecho azul , jejeje sos comico filial "Bosquesito" le dicen a tu cancha jejeje y si tanto me conoces , sabes donde paro y decime algo pero sin la gorra tranza barato sos un gato.Negro y Blanco mi corazon la CEBRA. Hoy como salieron?mmmmmm ... que mal que estas

  6. la 13?????? jajajaja! Yo me fijo si perdemos contra Armenio, moron, los andes. Vos fijate si perdes contra PLATANOOOSSSS, CURUZU CUATIAAAAAAAA JAJAJAJA
    Villeros no le demos mas de comer a esta pobre gente vestida de negro y blanco y que tienen la roja abajo.

  7. no,no le damos mas cabida pero ya va a caer,i desp no va a querer hablar mas...y no quiere darse a conocer,q cobarde

  8. Gabo La 13pte
    28/3/11 16:06

    jejejeje que malo que son che , por que no se le plantaron aeste Bojanich boludos que en sus narices le rompio la boca a uno de sus idolos , equipo sin identidad no hab les mas que los hechos hablan por si solo , vos no te le podes plantar anadie sos una risa y lo mas triste es que en el barrio mando yo .Blanco y Negro mi corazon La cebra Papaaaa

  9. una ves mas deja al descubierto los arreglos a diario en el futbol argentino. ya no me sorprende esto ni lo de galmarini. una mancha mas al tigre!

Leave a Reply